SEGUIMOS HACIENDO TRADUCCIONES JURADAS, FIRMADAS Y SELLADAS... AHORA DESDE CASA SEGUIMOS TRADUCIENDO DESDE CASA
9 marzo, 2020 Traducci√≥n a Espa√Īol de un art√≠culos de John Parsons
9 marzo, 2020 Traducci√≥n a Espa√Īol de un art√≠culos de John Parsons

Alegato en favor del Open Access (Acceso Abierto)

Art√≠culo de John Parsons sobre las ventajas del Acceso Abierto, publicado originalmente en Ingl√©s en la web del Library Journal. Traducci√≥n de Ingl√©s a Espa√Īol.

articulos cientificosinformes médicosOpen Accesstraduccion

Traducci√≥n a Espa√Īol de ¬ęOpen Access: Advocacy¬Ľ, una entrevista a Peter Subers, director de la Oficina de Comunicaci√≥n Acad√©mica de la Biblioteca de Harvard, firmada por John Parsons y publicada originalmente en Ingl√©s en www.libraryjournal.com

* * *

Muchos de los defensores del acceso abierto (OA РOpen Access, en inglés) tenían la esperanza de que la comunidad académica internacional aceptara este movimiento de forma mucho más rápida. El Dr. Peter Suber, defensor de este movimiento, habla sobre las trabas y la incomprensión que hay al respecto; y ofrece algunos consejos a nivel estratégico y práctico.

Desde sus inicios, la expansi√≥n del modelo de publicaci√≥n de acceso abierto se ha debido principalmente a dos de sus caracter√≠sticas esenciales. En primer lugar, su practicidad, derivada del uso de la omnipresente y, habitualmente, gratuita Internet, gracias a la cual resulta innecesaria la b√ļsqueda de recursos econ√≥micos complementarios, a diferencia de lo que les sucede a otros autores acad√©micos y sus socios editoriales en ciertos proyectos sujetos a modelos de suscripci√≥n proteccionista. La otra es el altruismo; si los resultados de la investigaci√≥n acad√©mica, revisada por pares, est√°n disponibles para m√°s personas, la investigaci√≥n posterior mejora cuantitativa y cualitativamente, beneficiando a todo el mundo. Pese a este doble enfoque y el importante apoyo que ha recibido por parte de fuentes de financiaci√≥n institucionales y gubernamentales, el progreso hacia la aceptaci√≥n global del OA ha sido lento. Para entender mejor el porqu√©, hablamos con una persona que lleva mucho tiempo dedic√°ndose a la defensa del acceso abierto: el Dr. Peter Suber, director de la Harvard OSC (Oficina de Comunicaci√≥n Acad√©mica de la Biblioteca de Harvard), a quien hemos pedido que nos resumiera los desaf√≠os y la incomprensi√≥n existente en torno a las publicaciones de acceso abierto, y que nos ofreciera algunas recomendaciones para los defensores de este movimiento.

Library Journal: Estoy seguro de que la mayor√≠a de nuestros lectores han o√≠do hablar de usted, pero ¬Ņpodr√≠a contarnos por encima c√≥mo se inici√≥ en el acceso abierto? 

Peter Suber: Comenc√© a mediados de los a√Īos 90, cuando empec√© a convertir mis publicaciones de filosof√≠a a HTML y a publicarlas en mi p√°gina web. Inmediatamente empec√© a recibir m√°s comentarios por las versiones gratuitas que hab√≠a colgado que por las ediciones impresas. Fue en ese momento, cuando me di cuenta de que la web pod√≠a convertirse en un medio con mucha relevancia para la investigaci√≥n cient√≠fica y m√©dica. Comenc√© a intercambiar opiniones con otros acad√©micos que compart√≠an mi entusiasmo por este medio, y dichos mensajes acabaron transform√°ndose en un bolet√≠n de noticias. Al principio, hubiera preferido que otra persona se hubiera ocupado de escribir el bolet√≠n, preocuparme √ļnicamente de leerlo y continuar con mi trabajo; pero como nadie ocup√≥ ese puesto, un par de a√Īos despu√©s, acab√© convirti√©ndome en esa persona.

LJ: ¬ŅQui√©n deber√≠a promover el acceso abierto, adem√°s de los acad√©micos y los lectores que leen los art√≠culos? 

Peter Suber: Todos aquellos que escriban y lean trabajos de investigación médica o científica tienen buenas razones para promover el acceso abierto, que no solo beneficia a los investigadores, sino que acelera la investigación, el desarrollo de nuevas medicinas, nuevas tecnologías; mejora el periodismo, la educación, las políticas y resuelve problemas. Por tanto, todo interesado debería promoverlo para facilitar su difusión masiva.

LJ: En general, ¬Ņcu√°les son las mejores estrategias o pr√°cticas para los defensores del OA? 

Peter Suber: No creo que exista un conjunto ideal de estrategias. Existen, por ejemplo, argumentos morales y argumentos pr√°cticos, y ambos son v√°lidos y convincentes para diferentes usuarios. Apoyo los argumentos morales, pero tiendo a centrarme en los pr√°cticos; puede sonar ir√≥nico, dado que gran parte de mi trabajo filos√≥fico se centraba en la √©tica. He descubierto que los argumentos pr√°cticos funcionan mejor cuando se dirigen a grandes audiencias donde puede haber diferencias morales ocultas o sutiles. Para los autores, el acceso abierto ampl√≠a el p√ļblico al que se dirigen las publicaciones e intensifica su impacto. Precisamente, los acad√©micos publican art√≠culos en revistas persiguiendo dicho objetivo y no por dinero (las revistas no compran los art√≠culos acad√©micos / cient√≠ficos, ni pagan los derechos de autor). Para estos autores, el inter√©s prima en maximizar su impacto distribuyendo el trabajo a todos los que quieran leerlo, aplicarlo, citarlo o basarse en √©l. La distribuci√≥n digital es m√°s efectiva en ese aspecto que la impresa, y el acceso abierto es m√°s efectivo que el de pago. Solo los editores convencionales est√°n interesados en restringir la distribuci√≥n, por ejemplo, a los clientes de pago.

LJ: ¬ŅQu√© hay de los problemas estrat√©gicos con los que se encuentran los lectores de estudios? 

Peter Suber: Los lectores quieren encontrar nuevo material relevante para sus investigaciones, y cuando lo encuentran, desean tenerlo a buen recaudo para poder leerlo. Nos hemos centrado en resolver el problema de la capacidad de descubrimiento m√°s r√°pido que el de la capacidad de recuperaci√≥n, hay cierta informaci√≥n a la que los lectores no consigue acceder por un problema del software. Con lo potentes que son los motores de b√ļsqueda de hoy en d√≠a, a menudo descubrimos trabajos relevantes que no podemos recuperar, esto se debe a que no son obras de libre acceso y a que nuestras instituciones no est√°n suscritas. Los lectores quieren acceso abierto porque resuelve el problema de la recuperaci√≥n y el de la capacidad de descubrimiento, haciendo que m√°s obras sean ¬ęindexables¬Ľ por m√°s motores de b√ļsqueda. 

LJ: Ha hablado de estrategia. ¬ŅHay alg√ļn consejo t√°ctico que pueda dar a los defensores del OA? 

Peter Suber:  Es importante saber si est√°s hablando con acad√©micos junior o senior, de ciencias o humanidades, o del norte o del sur. Siempre y cuando tus argumentos sean honestos, y puedas probarlos, entonces c√©ntrate en usar los que conmuevan a la audiencia que te est√° escuchando. Por ejemplo, para un p√ļblico que se preocupa por las citaciones, se ha probado que las obras de acceso abierto se citan m√°s a menudo que otras. A veces, los argumentos √©ticos son los m√°s eficaces, y a veces tienes que apelar al inter√©s propio. Y, por supuesto, hablar claro; aunque est√©s hablando con acad√©micos, lo m√°s probable es que sea gente ajena a tu disciplina, debes intentar ir m√°s all√° de la jerga acad√©mica y los modismos y coloquialismos de tu campo; no tienes que adornar los beneficios del acceso abierto. Cuanto m√°s sencilla sea tu explicaci√≥n, m√°s efectiva resultar√°. 

LJ: ¬ŅC√≥mo deber√≠an los defensores del OA hacer frente a sus obst√°culos? Especialmente, la pasividad de las instituciones, los investigadores y el personal docente.

Peter Suber: Esa pasividad se debe a varios factores, entre ellos, el desconocimiento. Muchos académicos no saben qué opciones de acceso abierto tienen a su disposición, o solo conocen una o dos opciones. Otro factor es el conjunto de incentivos existentes; por ejemplo, muchos comités de promoción académica crean incentivos para publicar en revistas con un alto factor de impacto, independientemente de su calidad y de sus políticas de acceso. Sin embargo, el impacto no es un buen medidor de la calidad de una revista, de sus artículos académicos o de sus autores y, de una forma casi imperceptible, disuade a los autores de publicar en revistas menos conocidas e incluso afecta a las revistas de suscripción que tratan temas poco convencionales y a las revistas de libre acceso, ya que en general son más recientes que las revistas de suscripción.

LJ: ¬ŅQu√© pasa con otros problemas como el concepto err√≥neo que existe sobre el OA? 

Peter Suber: Un concepto err√≥neo es la noci√≥n de que todo OA es OA dorado, es decir, OA a trav√©s de revistas. U no de los malentendidos es que todo OA es lo que se conoce como v√≠a ¬ędorada¬Ľ, es decir, solo se encuentra en las revistas. No es cierto, el OA de v√≠a ¬ęverde¬Ľ, o a trav√©s de dep√≥sitos, ya exist√≠a previo a cualquier revisa de acceso abierto.. Durante al menos una d√©cada la mayor√≠a de los editores de revistas por suscripci√≥n permit√≠an expresamente la v√≠a ¬ęverde¬Ľ en sus contratos de publicaci√≥n, pero su permisividad, e incluso su mera existencia, siguen siendo uno de los secretos mejor guardados del movimiento OA. Los acad√©micos asumen con demasiada frecuencia que si no pueden publicar en una revista de OA, porque no pueden permitirse un APC (cargo por procesamiento de art√≠culos, del ingl√©s article processing charges), o porque no pueden encontrar uno bueno en su campo, o porque no le har√≠a gracia a su comit√© de permanencia; entonces no pueden dejar su trabajo al acceso abierto, lo cual es falso y perjudicial para ellos. Otro concepto err√≥neo es que todas las revistas de OA cobran cargos por procesamiento de art√≠culos o APC, en realidad, solo el 30 % de las revistas de OA previamente revisas cobran el procesamiento del art√≠culo. La mayor√≠a no cobra ninguna tarifa; adem√°s, cuando una revista de OA s√≠ una cuota, muchos acad√©micos creen que el autor debe pagarla de su propio bolsillo. Esto solo ocurre en el 12 % de los casos, m√°s o menos; la mayor√≠a de las veces son los financiadores o universidades quienes lo pagan, llevamos debatiendo sobre el tema una d√©cada y seguimos sin ver progresos.

LJ: ¬ŅTiene esperanzas en cuanto a resolver este problema? 

Peter Suber: Las tengo. Si se pudiera representar el crecimiento del OA, ver√≠amos c√≥mo la curva sube y lo ha estado haciendo desde el nacimiento de Internet; al igual que el aumento de su comprensi√≥n. En ambos casos, el crecimiento es m√°s lento de lo que a los defensores del OA, me incluyo, querr√≠an que fuera, y de lo que nos permiten nuestras oportunidades. Aun as√≠, estas curvas apuntan hac√≠a lo m√°s alto, no hacia abajo; que el progreso sea lento no quiere decir que no exista. Hay muchas razones para explicarlo, entre ellas la dificultad que existe a la hora de realizar un cambio institucional profundo, y la dificultad de redirigir el dinero, del acceso por suscripci√≥n, al acceso abierto. De forma ir√≥nica y adversa, otra raz√≥n es que los reci√©n llegados no dejan de aparecer., eso es bueno, aunque signifique que debemos seguir corrigiendo aquello que puedan malinterpretar sobre el movimiento. Sin embargo, cuando identificamos a qu√© obst√°culos nos enfrentamos y damos un paso atr√°s, entonces, podemos ver los progresos que hemos hecho hasta ahora para superarlos; por eso me mantengo optimista. Adem√°s, no siempre hace falta enfrentarse a grandes obst√°culos para progresar, si los autores individuales hacen su trabajo sistem√°ticamente, podr√°n conseguir que los obst√°culos m√°s grandes con los que se topen desaparezcan, ya sea a trav√©s de una revista o un dep√≥sito.

LJ: En t√©rminos pr√°cticos, ¬Ņc√≥mo se pueden resumir los flujos de trabajo para el acceso abierto? 

Peter Suber: Como ya he mencionado, los autores tienen 2 opciones; pueden escoger una revista de OA en su campo, despu√©s, el proceso es b√°sicamente el mismo que el de una publicaci√≥n en una revista convencional; si la revista le cobra una tarifa, entonces tendr√° que encontrar a alguien que la pague; normalmente, es el jefe o patrocinador del autor. Otra opci√≥n es la de publicarlo en cualquier sitio y depositar el manuscrito revisado en un almac√©n de OA; este paso es nuevo, o lo era hace 20 a√Īos, ya no; y no es nada complicado. Se tarda entre 5 y 10 minutos la primera vez, las siguientes veces muchos menos; adem√°s, el autor necesitar√° tener los derechos de dep√≥sito. Actualmente hay casi 4.000 universidades con dep√≥sitos accesibles para el profesorado y otros miembros. Tambi√©n hay dep√≥sitos disciplinarios, como el arXiv en Cornell, el SSR en la facultad de ciencias sociales, y el PubMed Central en la facultad de biomedicina. Las personas que pertenezcan al campo de estudio correcto pueden depositar sus manuscritos sin tener en cuenta su afiliaci√≥n institucional. 

LJ: Ante la iniciativa y el menor crecimiento de lo esperado, ¬Ņc√≥mo alentar√≠a a otros defensores del acceso abierto? 

Peter Suber: Cuando hablo con los autores, les digo: ¬ępensad en todo lo positivo qu√© acab√°is de hacer o qu√© podr√≠ais hacer implementando el OA a vuestros trabajos. El acceso abierto que podr√≠as proporcionar a trav√©s de tus propias decisiones te beneficia a ti, a las personas a las que les interesa tu trabajo y a todos aquellos que pertenezca a tu √°mbito de estudio. Podr√≠amos pensar en el porcentaje de trabajos a los que a√ļn no tenemos libre acceso, y dejarnos intimidar por el tama√Īo de semejante tarea, o podr√≠amos centrarnos en los trabajos a los que s√≠ tenemos acceso, que son muchos m√°s que hace un par de a√Īos, y celebrarlo.

* * *

[Nota del Traductor]

Traducción Jurada de informes médicos y análisis clínicos

La traducci√≥n de este art√≠culo en favor del Open Access ha sido realizada por Marcos Acosta, investigador y traductor chileno afincado en Espa√Īa. Marcos tiene formaci√≥n acad√©mica en medicina con especialidad en anal√≠tica cl√≠nica y microbiolog√≠a y ha escrito diversos ensayos y art√≠culos cient√≠ficos. Actualmente colabora con nosotros como asesor experto en terminolog√≠a cient√≠fica para Traducciones Juradas de informes m√©dicos y an√°lisis cl√≠nicos.

Alegato en favor del Open Access (Acceso Abierto)
4.5 (90%) 4 votes

Articulos relacionados


Traducci√≥n de un art√≠culo cient√≠fico divulgativo redactado por la dra. Ellen Kuwana sobre dislexia y lenguaje. Publicado originalmente en Ingl√©s en el blog del Dr. Chudler. Traducci√≥n de Ingl√©s a Espa√Īol.

Traducci√≥n a Espa√Īol de un art√≠culo sobre la Dislexia publicado en el blog del Dr Erich H. Chudler, y escrito originalmente en Ingl√©s porÔĽŅ Dr. Erin Hoiland, experta en neurociencia para ni√Īos: definci√≥n, s√≠ntomas, aprendizaje...

Traducci√≥n a Espa√Īol del art√≠culo "Does the EU violate public procurement law in its external migration policy?" , escrito por Thomas Spijkerboer & Elies Steyger.