TODO SOBRE EL TRADUCTOR JURADO Y LAS TRADUCCIONES JURADAS TODO SOBRE EL TRADUCTOR JURADO Y LAS TRADUCCIONES JURADAS
30 marzo, 2020 Traducción de un artículo sobre la gravedad
30 marzo, 2020 Traducción de un artículo sobre la gravedad

El porqué de la gravedad: un fundamento para la gravitación

Traducción del artículo de John A. Gowan sobre la gravedad y su relación con la gravitación. Una reflexión científica traducida aquí de Inglés a Español.

GravedadGravitaciónTraducción Español

Traducción de Inglés a Español del artículo «WHY GRAVITY? A RATIONALE FOR GRAVITATION», publicado originalmente en Inglés por John A. Gowan en http://johnagowan.org/

* * *

«La gravedad es la memoria de la materia que una vez fue luz»

JOHN A. GOWAN
página de inicio (página 1)
página de inicio (página 2)
E-Book

Resumen

El fundamento de la gravedad comienza con la creación del cosmos. La energía negativa de la gravedad es necesaria para equilibrar la energía positiva del Big Bang, de modo que el evento de la creación requiere cero energía neta. Este es el momento en el que la gravedad se une a las otras fuerzas con igual ímpetu, y la energía ligada (masa) se crea a partir de la energía libre (luz) y la métrica estructural del espacio tiempo. En un principio, la energía ligada se encuentra en forma de pares materia-antimateria, de modo que la creación se inicia a partir de un estado de carga neta cero, así como de energía neta cero. Comenzando en tal estado de completa neutralidad (tal vez como una fluctuación cuántica gigante del vacío, una burbuja inflacionaria, o divina voluntad), el universo solo puede evolucionar hacia un estado de completa conservación. (Todos los escenarios de la creación son especulativos, ya sean racionales o intuitivos)

La lógica gravitacional se extiende más allá del evento de la creación a la producción de la dimensión temporal de la materia y a la conservación de la entropía y la simetría de la energía electromagnética libre (luz). Estos papeles secundarios de conservación (que se manifiestan como la conversión gravitacional del espacio al tiempo y la conversión gravitacional de la energía ligada a la energía libre a través de la vía nucleosintética de las estrellas, supernovas, cuásares y el resplandor cuántico de Hawking de los agujeros negros), son consecuencias naturales del modo de acción del papel principal de la gravedad, que es la creación de energía negativa y entropía mediante la contracción y destrucción del espacio (creando tiempo), en contradicción con la creación, expansión y enfriamiento del espacio por la energía positiva y la entropía de la luz. (Véase: Un enfoque de sistemas generales para una teoría del todo)

Indice

Resumen
Introducción: el por qué de la gravedad
La carga de ubicación gravitacional
Un segundo papel de conservación
Otras funciones de conservación
El tiempo y el magnetismo
Agujeros negros
Diagrama Postscript: 8 nodos de la serie gravimétrica
Enlaces

Introducción: el por qué de la gravedad

¿Por qué existe la gravedad como fuerza en el cosmos? ¿Cuál es el fundamento y el origen de la gravedad en el contexto del derecho de la conservación? Estas y otras cuestiones relativas a la gravitación se abordan en varios artículos de mi página web (la cual enlazo a continuación). Aquí hago solo un breve resumen de mis principales conclusiones. (Véase también: Una introducción a la gravitación)

El primer papel y necesidad de la gravedad es proporcionar energía negativa para equilibrar la energía positiva del Big Bang. Nuestro universo puede nacer solo si no requiere energía neta y no tiene carga neta en su estado inicial. Todos los demás papeles gravitatorios son derivados y secundarios del papel primario de “comadrona” de la gravedad en el equilibrio y la conservación de la energía durante el Big Bang.

La gravedad también sirve a dos leyes de conservación secundarias y relacionadas, la entropía y la simetría (entropía inmediatamente y simetría eventualmente); debido a que estas, a su vez, sirven a la conservación de la energía y a la causalidad, la gravedad finalmente sirve a las cuatro. (Véase: El modelo tetraédrico) Igual que las demás fuerzas fundamentales de la física, la gravedad se caracteriza por una carga que se origina como una deuda de simetría de la luz (Teorema de Noether). La luz tiene una simetría perfecta, sin cargas de ningún tipo, pero cuando la luz (energía electromagnética libre) se convierte en materia o en cualquier forma de energía electromagnética ligada (incluyendo simplemente el momento o la energía cinética), la luz adquiere varias cargas como forma ligada de energía. Las cargas de la materia son las deudas de simetría de la luz. Estas cargas incluyen el giro y la gravitación, entre otras. (Véase: Principios de simetría de la Teoría del Campo Unificado)

La carga de ubicación gravitacional

En el caso de la gravedad, la deuda o carga de simetría es la ubicación (carga gravitacional), y la simetría rota de la luz representada por la carga de ubicación es la simetría distributiva “no local” de la energía de la luz en todas partes, simultáneamente, a lo largo del espacio tiempo. Como descubrió Einstein, en su propio marco de referencia, moviéndose libremente en el vacío a “velocidad c”, el reloj de la luz se detiene y las varas de medir se encogen hasta la nada en la dirección de la propagación. Por lo tanto, en su propio marco de referencia, la luz no tiene que ir a ninguna parte para siempre, lo que resulta en el estado de energía simétrica velocidad infinita y “no local” de la luz. Einstein caracterizó matemáticamente el estado de energía simétrica no local de la luz en su ecuación del intervalo del espacio tiempo: intervalo de la luz = cero. El Teorema de Noether establece que las simetrías de un campo multicomponente (como el campo electromagnético o el campo métrico del espacio tiempo) deben ser conservadas, y así es para conservar el estado de energía simétrica no local de la luz y la consiguiente distribución equitativa (simétrica) de la energía de la luz a lo largo del espacio tiempo que surge la fuerza gravitacional. (Véase: Una descripción de la gravitación)

Vemos este argumento de conservación expresado físicamente de dos maneras. La primera es que la carga gravitacional localiza la masa-energía no distribuida (E = mcc) de la materia en el espacio tiempo, especificando en términos de fuerza inercial o gravitacional la posición cuatridimensional de la materia, incluyendo la masa y la densidad totales de la materia, todos los parámetros físicos que reflejan la distribución espacio-temporal asimétrica de la materia (a diferencia de la luz, la materia no tiene un movimiento espacial intrínseco (neto) y el intervalo de la materia es siempre mayor que cero). En segundo lugar, y cerrando este argumento, la gravedad actúa para restaurar la simetría distributiva de la luz a través de la conversión de la energía ligada a la energía libre, tal como se examina en las estrellas, supernovas, cuásares y, en última instancia y completamente, por el resplandor cuántico de Hawking de los agujeros negros. Este es el fundamento de la conservación de la gravedad desde el punto de vista de la conservación de la simetría, tal como lo exige el Teorema de Noether. (Véase: Gravedad, entropía y termodinámica)

Un segundo papel de conservación

Pero la gravedad tiene otro papel de conservación, íntimamente relacionado con la simetría, que se produce porque el principio activo de la carga de ubicación gravitacional es el tiempo. La luz no tiene dimensión temporal pero la materia sí, y la dimensión temporal de la materia le es conferida y creada por el campo gravitatorio de la materia. La gravedad crea la dimensión temporal de la materia mediante la aniquilación del espacio y la extracción de un residuo temporal métricamente equivalente. El movimiento intrínseco de la dimensión del tiempo se dirige hacia la historia, arrastrando el espacio detrás de él. La historia está en ángulo recto con las tres dimensiones espaciales, el espacio se autoaniquila en la entrada puntual al dominio histórico (en el centro de la masa), creando otro residuo temporal, que repite el ciclo. La gravedad y el tiempo se inducen mutuamente en un círculo entrópico sin fin. Un campo gravitatorio es la consecuencia espacial del movimiento intrínseco del tiempo. (Véase: La conversión del espacio en el tiempo)

El movimiento intrínseco de la dimensión del tiempo de la materia sirve como la forma primordial del impulso de entropía de la materia (creando, expandiendo, envejeciendo y diluyendo los vínculos causales de la historia), por lo que el impulso de entropía de la materia (tiempo) es un subproducto gravitatorio de la conservación de la simetría distributiva de la luz o viceversa: la conservación de la simetría es en última instancia el subproducto de la creación gravitacional del tiempo. En efecto, el movimiento intrínseco de la luz (la forma primordial del impulso de entropía de la energía electromagnética libre) suministra la energía para producir el movimiento intrínseco del tiempo (la forma primordial del impulso de entropía de la energía electromagnética ligada). La expansión espacial del cosmos se reduce como consecuencia de la conversión gravitacional del espacio al tiempo, financiando su expansión histórica. (Véase: Entropía espacial vs. temporal)

Aquí vemos la gravedad en su papel de conservación/conversión de la entropía, produciendo la dimensión temporal y el impulso histórico de la entropía de la materia a través de la aniquilación del espacio. La gravedad funciona como la fuerza mediadora entre las formas primordiales de la entropía que impulsa la energía electromagnética libre y ligada, convirtiéndose una en la otra en cualquier dirección e incluso simultáneamente. Por ejemplo, el campo gravitatorio del planeta Tierra está ocupado convirtiendo el espacio en tiempo, suministrando la dimensión temporal de la Tierra y el impulso histórico de la entropía, mientras que en el Sol la reacción se desarrolla en ambas direcciones a la vez, creando tiempo desde el espacio por un lado (como en la Tierra), pero también convirtiendo la masa en luz (como en las estrellas).

El doble papel de conservación de la gravedad se deriva de la función de doble calibre (reguladora) de la luz: La “velocidad c” mide tanto el impulso de entropía primordial como el estado de energía simétrica “no local” de la energía libre. El movimiento intrínseco de la luz crea, expande y enfría el espacio (papel de la entropía), mientras que simultáneamente suprime la dimensión del tiempo, manteniendo así la simetría inercial (dimensional) de la métrica del espacio tiempo, así como la simetría distributiva “no local” de la energía de la luz. El movimiento intrínseco de la luz es la causa directa del estado de energía simétrica intervalo o “no local” de la luz, de modo que cuando la gravedad conserva y restaura el estado de energía no local de la luz (mediante la conversión de energía ligada a la energía libre en las estrellas), la gravedad también conserva y restaura (por defecto) el papel entrópico que desempeña el movimiento intrínseco de la luz. Dado que la gravedad conserva las funciones de entropía y simetría del indicador electromagnético “velocidad c”, la gravedad puede incluirse bajo el manto de conservación del Teorema de Noé, surgiendo como las demás fuerzas de una carga material (ubicación), que refleja una deuda de simetría de la luz (distribución espacio-temporal “no local” perdida de la luz = la distribución simétrica de la energía de la luz a lo largo del espacio tiempo). Como hemos aprendido de la mecánica cuántica y la física subatómica, la materia es de hecho una forma asimétrica de luz: la mitad de un par de partículas y antipartículas. 

Es debido a que la parte de antimateria de estos pares de partículas de materia-antimateria primordiales falta en nuestro universo posterior al Big Bang que todas las deudas de simetría de la materia surgen – de las cargas conservadas que originalmente estaban destinadas a producir reacciones de aniquilación con la antimateria, y así mantener la simetría primordial del cosmos solo de luz. La deuda de simetría que lleva la carga eléctrica la atribuyo a la antimateria perdida del cosmos, mientras que la deuda de simetría gravitacional y la carga de ubicación la atribuyo a la simetría distributiva (perdida) “no local” de la energía de la luz. (Para una argumentación más detallada del origen de la gravedad y las otras fuerzas como deudas de simetría de la luz, véase: Principios de simetría de la Teoría del Campo Unificado)

Otras funciones de conservación

Un papel de conservación asociado a la gravedad implica causalidad, obviamente porque la gravedad crea la dimensión temporal de la materia. El movimiento intrínseco del tiempo crea la historia, así como el movimiento intrínseco de la luz crea el espacio. Así como el espacio es el dominio de conservación de la energía libre, la historia es el dominio de conservación de la información, la red causal de la materia, la red, el campo o la matriz. El espacio-tiempo histórico es la creación de la gravedad y el impulso de entropía de la materia, el movimiento intrínseco del tiempo. Combinado con el movimiento intrínseco de la luz, el espacio tiempo histórico crea y mantiene la realidad del momento presente universal de la materia. La realidad de hoy depende absolutamente de la realidad continua de ayer (debido a la red entrelazada de vínculos temporales y causales: nuestro ayer es el hoy de otro observador, y viceversa). Esta es una tercera función de conservación y justificación de la gravedad como fuerza universal y de largo alcance: la gravedad es necesaria para crear y mantener (a través del tiempo) la realidad causal y la vinculación temporal de la materia con el espacio-tiempo histórico en todo el cosmos (karma). (Véase: Un mapa espacio-tiempo del Universo)

La debilidad de la gravedad se debe a que la materia está conectada a su dominio de conservación entrópica (espacio tiempo histórico) solo tangencialmente, a través del único toque del momento presente universal. El tiempo y la historia están en ángulo recto con las tres dimensiones espaciales, simultáneamente. La gravedad solo crea el tiempo suficiente para atender esta conexión tangencial. Desde este punto de vista, esperaríamos que la gravedad fuera más fuerte si la unidad de tiempo (el toque tangencial) fuera mayor, que es exactamente lo que predice la relatividad general. El tiempo se ralentiza (los segundos se vuelven de mayor duración) en un campo gravitatorio, y el tiempo se detiene en realidad en el horizonte de sucesos de un agujero negro, donde el momento presente se convierte en el “eterno ahora”, el punto de contacto tangencial entre la materia y la dimensión temporal se amplía infinitamente, y g = c. Para un análisis más detallado de la debilidad de la gravedad, (véase: La decadencia de los protones y la muerte por calor del universo)

Finalmente, la primera ley de la termodinámica (la conservación de la energía) puede considerarse como el papel principal de la gravitación, con la entropía, la causalidad y la conservación de la simetría como corolarios, ya que el papel de la métrica del espacio tiempo es ante todo conservar la energía. Vimos antes que la función global de la métrica gravitacional es proporcionar energía negativa para equilibrar la energía positiva de la métrica electromagnética (durante el evento de la creación). Esta función global también tiene una extensión o contrapartida local en el cosmos de los últimos días. La acción de la gravitación convierte una métrica global del espacio, la luz y el movimiento absoluto medido por la constante electromagnética universal “c”, en una métrica local del tiempo, la materia y el movimiento relativo medido por la constante gravitacional universal “G”. La entropía temporal o histórica puede considerarse una forma local de impulso de entropía, destilada del impulso de entropía espacial global de la luz (por la aniquilación gravitacional del espacio y la extracción de un residuo temporal métricamente equivalente). El tiempo es el componente compensatorio local del vector del campo gravitatorio (espacio tiempo), la corriente de simetría local, protegiendo la invariancia del Intervalo, la causalidad y la “velocidad c”, logrando la conservación de la energía a pesar de los movimientos variables y relativos de la materia, así como la métrica gravitacional variable del espacio tiempo histórico. Para ello, el tiempo mismo debe ser flexible y variar con el espacio (según la Invariancia de Lorentz de la relatividad especial y general). En este sentido, el tiempo es el análogo funcional del componente magnético del campo electromagnético. (La Invariancia de Lorentz produce un campo magnético cuando se asocia con partículas cargadas eléctricamente en movimiento relativo, y tanto el tiempo como el magnetismo funcionan como corrientes de simetría de calibre local protegiendo el Intervalo, la causalidad, la invariancia de la carga y la invariancia de “la velocidad c”) (Véase: Robert Resnick: Introducción a la Relatividad Especial. John Wiley and Sons, Inc. 1968, págs. 175-177.) (Véase: Simetría y gravitación de calibre global vs local)

El tiempo y el magnetismo

Así como el magnetismo es la invisible fuerza eléctrica proyectiva intrínseca (fuerza electromotriz) de la piedra de carga, así la gravedad es la invisible fuerza dimensional proyectiva intrínseca (fuerza inerciomotriz) de la roca ordinaria. En el caso del magnetismo, rastreamos la fuerza hasta las cargas eléctricas en movimiento (y alineadas) de los electrones en la piedra de carga; en el caso de la gravedad, rastreamos la fuerza hasta las cargas temporales en movimiento (y unidireccionales) (ubicación) de la energía ligada en la roca. Una carga eléctrica en movimiento crea un campo magnético; una carga temporal en movimiento crea un campo gravitacional. En ambos casos el campo se produce en ángulos rectos con respecto a la corriente. La relación también es recíproca: los campos magnéticos y espaciales en movimiento (gravedad) crean corrientes eléctricas y temporales (tiempo). Finalmente, el tiempo y la gravitación se inducen mutuamente de forma interminable, al igual que los componentes del campo eléctrico y magnético de la luz, y tanto el tiempo como el magnetismo funcionan como corrientes de simetría de calibre local. Esta es la analogía entre la gravitación y el electromagnetismo que tanto intrigó a Einstein. (Véase: Las simetrías de los indicadores globales y locales y el ‘Modelo Tetraedro’)

Agujeros negros

En el horizonte de sucesos de un agujero negro, tanto los relojes como la luz se detienen, ya que la métrica electromagnética es completamente reemplazada por la métrica gravitacional. Dentro del horizonte de sucesos, todas las funciones anteriores de la métrica electromagnética han desaparecido o son realizadas por la métrica gravitacional, incluyendo las de las fuerzas de unión entre partículas. También están ausentes los impulsos primordiales de entropía del espacio y la historia, los movimientos intrínsecos de la luz y el tiempo. Por lo tanto, el agujero negro es solo ese entorno físico en el que la entropía, en sus expresiones electromagnéticas habituales, no existe, y por lo tanto no es posible ningún cambio como lo experimentamos normalmente. Pero la gravitación también es una forma de entropía (negativa), y de hecho encontramos, justo en el límite entre los dominios electromagnético y gravitacional, una entropía que opera para convertir la masa del agujero negro completamente en luz, a través del mecanismo de la radiación Hawking. Esta es la máxima expresión del teorema de conservación de la simetría de Noether, la conversión gravitacional completa de la energía ligada a la energía libre, revelando definitivamente el fundamento de conservación final de la gravitación, y por extensión, también del tiempo.

Diagrama Postscript: Los nodos de la métrica gravitacional

. . .

[Nota del Traductor Jurado]

Traducción Jurada de textos científicos

Esta es una traducción de Inglés a Español del artículo «Why gravity? A rationale for gravitation», escrito por John A. Gowan y publicado originalmente en Inglés. La traducción ha sido realizada por Erin Haver, traductora americana con formación científica, actualmente asesora de www.traductor-jurado.org en la Traducción Jurada de informes científicos y médicos.

Articulos relacionados


Artículo del profesor Mike Brown, profesor de astronomía planetaria en EEUU, sobre el controvertido planeta Nueve, publicado originalmente en Inglés en Physics Today y traducido aquí a Español.

Traducción del artículo del profesor Glenn Geher (Ph.D) en Psychology Today , sobre aspectos vitales sobre los que deberíamos dar las gracias. Traducción a Español.

Traducción a Español de un artículo sobre la Dislexia publicado en el blog del Dr Erich H. Chudler, y escrito originalmente en Inglés por Dr. Erin Hoiland, experta en neurociencia para niños: definción, síntomas, aprendizaje...